La asignatura de Matemática I, otorga al estudiante la oportunidad de reforzar algunos temas ya vistos en la educación secundaria, así como de enriquecerse con nuevos saberes de importante aplicabilidad en su desarrollo profesional. Los temas más importantes que se contemplan son: ecuaciones, desigualdades, líneas rectas, curvas cuadráticas, funciones polinomiales, funciones exponenciales y logarítmicas y funciones trigonométricas.

El curso está concebido para poner al alcance del alumno las principales discusiones en torno a las cuales gira la reflexión filosófica sobre las ciencias, armonizando aproximaciones históricas y conceptuales a las mismas. Por tal razón, en él se pone un especial interés en diferenciar de manera sistemática, por un lado, los aspectos de reconstrucción racional (lógica, semántica, teoría del método) emprendida por la filosofía sobre los conocimientos científicos, y por otro, los esfuerzos de clarificación histórico-cultural que ella les dedica igualmente. De este modo, el punto de partida en Kant debe ayudar a discernir las diferencias esenciales entre proposiciones descriptivas de la realidad(o “sintéticas”) y proposiciones explicativas de los conceptos mismos (o “analíticas”), además de dar pie a una discusión amplia en torno al sentido de todo discurso de “objetividad” por parte de sujetos de conocimiento finitos. En una línea similar, la lectura de Poincaré y de Popper debe mostrar las principales dificultades de las interpretaciones primariamente “lógicas” de la ciencia, dificultades que tiene que ver con la legitimidad de la inducción y con la adopción de concepciones ontológicas en paralelo, probablemente no justificables a su vez por vía solo inductiva. En cambio, la revisión de las enseñanzas centrales de Koyré y Feyerabend deben poner al descubierto el complejo entramado de condicionamientos “culturales” del cual las ciencias dan también un claro testimonio, por encima de sus aspectos formalizables lógicamente.